Hola! ¿Cómo están? ¡Cuánto tiempo! Pero verán que la espera merecerá la pena porque he vuelto para traerles un postre delicioso y sanito! El frío parece que se va (lo digo porque uno ya no sabe si salir a la calle con pantalón corto y jersery…vaya tiempo loquillo, eh?) y ya apetecen cosas fresquitas y ricas! Les traigo un helado que me pierde por lo delicioso que está! Y lo mejor de todo es que es muy saludable.

  • IMPORTANTE TENER EN CUENTA A LA HORA DE CONSUMIRLO: recuerden que con esto pasa igual que con los zumos y los purés, que al estar triturados no se nota pero llevan muchas piezas de verduras o frutas y no es lo mismo tomarse un helado de fruta triturada que una pieza de fruta. Ten en cuenta que cuando nos comemos un puré de verduras ahí hay trituradas varias verduras y como está en puré no somos conscientes de la cantidad de piezas que nos estamos comiendo. Lo digo porque este helado tiene 3 plátanos y unos 300 gramos de fresas, a ver quién es el valiente que se “jinca” todo eso de una sentada! jajaja! Se come más cuando algo está triturado que cuando está entero. Yo solo lo advierto porque cuando algo gusta no se puede parar de comer y los señores empachos andan por ahí sueltos. Jiji

Bien, pues aquí va la RECETA Y LOS PASOS que he seguido para que el RESULTADO sea tan CREMOSO:

*** INGREDIENTES (2-3 personas):

  • 3 plátanos
  • 300 gramos de fresas
  • 3 cucharadas sopertas de queso fresco batido 0% grasas (tipo Quark)
  • 2 cucharadas de sirope de arce (100% sirope)

*** MODO DE PREPARACIÓN:

 

1. Pelar los plátanos y lavar y secar las fresas

2. Cortar los plátanos en cuatro o cinco trozos cada uno y quitarle las hojas a las fresas.. Si hay alguna muy grande recomiendo cortarla en dos.

 

 

 

 

3. Meter en bolsas de congelación y dejar congelar hasta el día siguiente (si no tienes prisa) o si es para la merienda meterlas a congelar desde la mañana. * Te adjunto un par de videos de los que usé en mi Instagram…

3. Una vez congelados, ya puedes sacar los trocitos y meterlos por separado en una trituradora. MUY IMPORTANTE: tiene que ser un robot de cocina con mucha potencia (tipo Thermomix) de las que sean capaces de triturar hielo ya que los plátanos y las fresas congeladas son como piedras y cualquier robot de cocina no es apto ya que podríamos romperlo.

4. Verás que al triturar cualquier fruta, en un primer momento verás que queda como escarchado, todo triturado pero separado como ves en la foto. Yo aproveché esta TEXTURA para guardar en el congelador un puñadito de cada en su bolsa correspondiente para utilizarlo al final a modo DECORATIVO, esparciéndolo por encima.

5. Y toca el turno de AÑADIR EL INGREDIENTE que conseguirá aunar toda la fruta que ahora se ve triturada y convertirla en una TEXTURA CREMOSA y deliciosa al paladar. Toca añadir el cucharada y media de queso fresco batido. ¡Yujuuu! Yo he utilizado el 0% grasas (les pongo foto para que vean el envase, lo he comprado en Carrefour, aunque Mercadona también vende otro en un formato distinto, pero igual de rico, y es un envase grande, de unos 400-500 gramos). Pues como te decía, yo uso 0%, pero si lo prefieres puedes usar un queso fresco batido normal. Aunque te digo que el sabor es prácticamente el mismo así que ¿por qué añadir grasas a un postre que ya está completito? Las grasas las puedes añadir durante el día en tu menú…

Y mira cuál es el resultado de rico… UN APUNTE: SI TRITURAS LA FRUTA FRESCA, SIN CONGELAR, Y LA METES TRITURADA EN EL CONGELADOR, EL RESULTADO NO ES EL MISMO. SALE ESCARCHADA Y NO ESTÁ MUY RICA O AL MENOS TAN RICA. Mi recomendación es tener la fruta troceada congelada y triturarla EN EL MOMENTO EN EL QUE VAYAS A TOMAR EL HELADO. Así la textura será super cremosa, cero escarchada, y deliciosa. Al fin y al cabo sólo te va a llevar el tiempo que tardes en triturar y en servir, que será un par de minutos nada más y…MERECE LA PENA!

NOTA: Puedes añadir el queso fresco batido antes o después de triturar la fruta congelada, es a tu elección. Como ves en las fotos, lo hice de ambas formas para probar y el resultado es el mismo.

6. Y ya para terminar, sólo queda que pruebes y, si te gusta el SABOR DEL PLÁTANO tal cual o el GRADO DE ACIDEZ de las fresas, ya lo puedes tomar tal cual, pero en mi caso, yo he preferido darle un toque más dulce al plátano y reducir algo la acidez de las fresas. Para ello he añadido a cada uno una cucharada sopera de sirope de 100 ágave 100%, aunque si eres más de los ositos a los que les gusta LA MIEL pues ya sabes, añade miel! Yo he puesto una cucharada de sirope de ágave, pero la miel endulzara mucho más, así que te sugiero que vayas añadiendo miel y probando para no pasarte de empalagoso, además de tener en cuenta que la miel es bien calórica!

Mira, éste es el sirope de ágave que usé yo…

Y AQUÍ TIENES EL RESULTADO, UN HELADO CREMOSO Y, LO MEJOR DE TODO, DELICIOSAMENTE SALUDABLE… Aunque recuerda, lleva tres plátanos y 300 gramos de fresas, por si te sientas ante la tele con tu bol de helado de frutas triturado y te lo comes casi sin darte cuenta! Es mucha cantidad triturada, así que mejor repartirlo en varias raciones!

¡QUE LO DISFRUTES!

Espero que les haya gustado.

¡Hasta la próxima, bizcochines!