¡AAAAYYY! MADRE MÍA, QUÉ MALA ES LA “MORRIÑITIS”… Seguro que muchos de ustedes se sienten identificados conmigo al vivir lejos de la ciudad o pueblo donde crecieron y donde está la mayoría de su familia y muchos amigos… Pues para todos nosotros, jeje, y para los que tienen la suerte de tener a su gente cerquita (den muchos besos y abrazos siempre siempre) va dedicado este post…y este ¡súper brownie marinero!
     Claro ¿qué puede quedar mejor que un buen bizcochito salado en un pueblo marinero? Toda la morriña que tenía (y de verdad que era absoluta) se me quitó en el mismo instante en que pisé mi Playa de Mogán (para los que somos más jóvenes Puerto de Mogán) al suroeste de Gran Canaria. Principalmente porque aquí reside toooooda mi familia, pero también porque, todo hay que decirlo, miren que es bonito, caramba. Ah, ¿que si no lo ves no lo crees? Pues mra el siguiente video porque la estampa desde la que hago mi receta no deja lugar a dudas.
     Por cierto, he querido recuperar una receta cuyo paso a paso elaboré hace ya bastante tiempo y que creo que, de verdad, MERECE LA PENA rehacer y PROBAR. BROWNIE SALADO en un marco que carga las pilas. Vean, vean… Y tomen nota…
Les cuento: grabé la receta completa en video, pero el ordenador que utilizo en el pueblín no es el mío y no me permite cargarlo (vamos, que no me las arreglo para conseguirlo) así que he añadido videos cortitos a modo de introducción y de resumen, combinándolo con fotos y explicaciones escritas y detallada (y en cuando domine a este ordenador rebelde la cuelgo completita aquí o en enlace en mi canal de youtube). Vamos al lío.


Seguro que muchos de los que leen este post habrán puesto en práctica tropecientas recetas de esas que vemos en los blogs que visitamos a menudo. Yo también, claro! Y hoy les traigo esta maravilla de Brownie que publicó el superblog I am Baker que, a su vez, extrajo de www.roxanashomebaking.com

Éste es el ingrediente estrella de este brownie
    Pero… ¿qué es lo curioso que tiene este brownie? Pues… que ¡¡¡LLEVA QUESO!!! Pero no un queso cualquiera, no. Nada de eso de tener facilidad para encontrarlo… Por mucho que busqué y rebusqué por las mejores queserías de Madrid e, incluso, por internet a ver si lo vendían online (si alguien lo encuentra que me lo diga) no había manera y… ¿saben dónde vine a encontrarlo? En mi pueblo!!! Jajajaja! Me parto! En el mismo super! Claro, yo vivo en Madrid y mi familia en Gran Canaria. Me habían dicho que era más fácil dar con él en zonas donde residan noruegos y, es lo que tiene Canarias, más de uno hay… Así que lié a mi hermanita que se pateó media isla sin encontrar este queso marrón noruego, se recorrió todo lo habido y por haber hasta que alguien le dijo: ¿has mirado por casualidad en el super del pueblo? Jajaja! Increíble, siempre había estado allí… es que de verdad… y me hizo el favor, y llegó a mi casita fresquito! Qué ilusión recibir estos 250 gramos de brown Norwegian cheese!
Pero QUÉ PASA SI NO LO ENCUENTRAS EN TU SÚPER HABITUAL? No hay problema! Puedes SUSTITUÍRLO POR OTRO QUESO TIPO MINI BABYBEL ya que tiene una textura similar y no es extremadamente salado.
    Y… ¿QUÉ TIENE DE ESPECIAL este queso marrón? Pues que tiene un sabor que recuerda al DULCE DE LECHE!!! Eso sí, con un ligero toque saladito que no imaginan el punto que le da al brownie! Está riquísimo!!!! Aquí les muestro el quesito envuelto para que puedan tomar nota del nombre… como para aprendérselo de memoria!!! Jajaja!
    Y en esta otra foto les presento al quesito ya desenvuelto, dan ganas de comérselo a mordiscos!!! Es el mismo que ven cortado en cubitos en la primera foto, dentro de una cucharita medidora rosa. Eso sí, le eché menos de 100 gramos porque era para probar, no fuera que demasiado queso empalagara mucho.

Llega el momento de mezclar todos los ingredientes de la receta de Roxana’s Home Baking: que, por cierto, como estoy de vacaciones y no siempre tenemos una pesa a mano, mi hermana me sugirió que por qué no incluía las medidas tomando como referencia un vaso de agua, y me pareció buena idea, así que ahí van los ingredientes con ambas medidas, CON Y SIN BÁSCULA:

** Ingredientes:

170 gramos de mantequilla (medida = 1 vaso de agua casi lleno)
170 gramos de chocolate del 52% (medida= 1 vaso agua lleno)
150 gramos de azúcar (= 2/3 vaso de agua)
2 huevos
80 gramos de harina (= poco más de medio vaso agua)
Una pizca (algo así como una cucharadita rasa de café) de levadura química. Recordemos que tampoco queremos que el bizcocho suba demasiado.
Una pizca de sal
80 gramos de queso Gjetost (queso marrón noruego) o tipo mini BABYBEL = medio vaso de agua de daditos de queso de 1cm aproximadamente.
Y si te apetece refrescarte, añade a tu porción de brownie unas cuantas bolas de helado al gusto, el de caramelo le va de maravilla

**Preparación:
1. Mezcla la mantequilla en crema (debes sacarla de la nevera con antelación) con el chocolate derretido previamente. Deja a un lado y espera a que se enfríe.
2. Precalentar el horno y hornear el brownie a unos 180º. Engrasar el molde.
3. Cuando el chocolate y la mantequilla mezclados estén atemperados, viértelo en un recipiente grande para añadir y mezclar con el azúcar. Bate a media velocidad durante unos 2-3 minutos (yo lo hice con unas simples varillas, a mano) y ve añadiendo los huevos. Batir bien.
4. Añade la harina, la levadura y la sal. Mezcla hasta que estén bien combinados.
5. Añade los cubitos de queso y mezcla, como ves en la imagen.
¡Ahí van los cubitos!
6. Ya sólo toca verter al molde previamente engrasado y hornear durante 40 minutos (en el blog de Roxana lo horneaba, como dije anteriormente, durante 50 minutos) a unos 180 grados (recuerda que cada horno es un mundo, lo digo por si saben que deben quitarle unos graditos).

Y… ¡al horno! Eso sí, en el blog de Roxana detalla que lo tengamos 50 minutos horneando, yo lo haré 10 minutos menos la próxima vez porque para mi gusto quedó algo pasado de tiempo, pero claro, estamos hablando de que cada horno es un mundo, aunque estaba igualmente riquísimo!

    Y así lo hice en esta ocasión (porque las recetas no siempre salen bien a la primera, ya nos gustaría). Después de unos 40 minutos al horno el RESULTADO fue éste: un bizcochito que no crece demasiado, vamos lo que viene siendo un brownie en sí mismo, pero muy ESPONJOSO y jugoso y CON UN Sabor tan especial como adictivo.

Ésta soy yo en MI SUFRIMIENTO por sacar una bonita foto al sol, REGAÑAÍTA PORQUE ENCANDILABA COMO MIRAR DE FRENTE UN BOMBILLO jaajaaaja. Y me dije, venga Jessi, que uno solo pone las fotos donde sale bien, vamos a reirnos un poco de nosotros mismos. Eah, aquí que va. Jaaajaaa

Eso sí, ésta me encanta. Les presento a mi familia. La foto tiene nombre como los mejores cuadros de Renoir, jiiji. Se llama: MI FAMILIA, COME QUE TE COME BROWNIE MARINERO, por lo salado y por lo salaos que son ellos.

Por cierto, no se piensen que sobraron estos tres pedacitos, no. MI SOBRINO DE 4 AÑOS SE LOS COMIÓ SIN COMPASIÓN. Decía que estaba muy rico. Me sorprendió porque que un sabor tan particular con ese toque semi-salado le guste a un niño dice mucho.

 

    Les recomiendo que lo prueben! De hecho, voy a probarlo con otros quesos porque ese contraste dulce-semisalado está riquísimo! POR SUPUESTO EL SIGUIENTE SERÁ QUESO DE CABRA CANARIO (que es muy fácil de conseguir, de hecho yo lo compro en mucho supermercados de Madrid sin problema). Sin duda la mejor opción para los golosos a los que les gusta probar y experimentar con nuevos sabores!
    Un superbesote de superbrownie!
    Y gracias a todos los blogueros que compartís recetas maravillosas!!!
Y LA PRÓXIMA SEMANA, EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO: 
Nos llevamos el bizcocho a la PLAYA…
    Jessi