Hola!!! Ya tocaba rascar un ratito para poder compartir con ustedes fotos de lindas tartitas! Bieeennnn!!! Pues aquí les traigo una preciosa tarta de la Patrulla Canina. Queda mal que lo diga yo, pero es que no pensé que fuera a quedar tan CUQUI! Jajaja! A que sí???

Llegaba el cuarto cumpleaños de unas mellizas lindísimas y me encargaron una tarta de la Patrulla Canina, pero de líneas sencillas, no muy recargada y con estos dos perritos como protagonistas. Habitualmente las tartas de estos personajes las suelo hacer con colores muy vivos, azul intenso, verdes, rojos, amarillos, pero como la querían bonita y simple (madre mía lo que cuesta conseguir que esas dos cosas vayan de la mano cuando estás acostumbrada a una fiesta de complementos…pero como mola) pues le dí a la cabeza y al ser dos niñas pensé que el rosa combinado con azul pastel casarían muy bien, y que el toque blanco de los huesitos alrededor iría que ni pintado. Y oye, me gustó. ji! Y a las peques me han dicho que también! yujuuu!

Pues aquí los tienen, a Skye y Chase tan monos con sus caritas sonrientes… La verdad es que lo de modelar personajes de dibujos me da cierta intranquilidad porque nunca sé cómo me van a quedar. ¿Y si al terminarlos veo que no se parecen un pijo a los de verdad?

Yasss, es que de verdad que me pongo nerviosa, pero cuando empiezo a ver que van cogiendo forma y que esa forma se va pareciendo a la de los personajes me entra un noséqué de entusiasmo que me quita “tolosnervios” al momento! Jur! Festival!

Y aquí tienen algunas fotitos del paso a paso. Empecé por la cabeza. Para mí siempre lo más difícil, imagino que para la mayoría también, porque ahí es donde se concentra lo importante. Que pongas las patas más cortas o más largas se nota menos (bueno, depende de si de repente conviertes a Chase en un saltamontes, jajaja) pero la cara, ay madre mía los trabajitos que me da. Oye, y mira tú por donde que parece que la práctica ha ido haciendo que le coja el tranquillo y este Chase me salió guapetón guapetón, tanto, que no quería entregar la tarta!!! Jajajaja! Seguro que a muchos les ha pasado que les gusta el resultado de lo que están haciendo y les da pena desprenderse de ello. Pues a mí me pasó con esta tarta. Sip.

     Pues bien, aquí el antes y el después de: Chase sin ojos y Chase ojiplático! Je! Chacho, chacho, cómo mola ver que la cosa va por buen camino. Por cierto, está modelado en FONDANT.

 

Miren qué cara de orgullo la mía! Jajajaj! Ay madre que una ya no tiene ni vergüenza!
¿Y qué me dicen de la chiquitina? Más linda ella con su gorrito de aviadora… ñi ñi ñi. Si es que a estas alturas tengo un control de los nombre de los personajes de los dibujos…ay madreeee….

     Les muestro una perspectiva cenital, desde arriba, para que vean que los huesitos decoraban toda la base de la tarta y que aprecien que la tarta NO ESTÁ CUBIERTA CON FONDANT SINO CON CREMA DE MERENGUE SUIZO COLOREADA EN AZUL PASTEL. POR CIERTO, POR OTRO LADO, PARA MÍ DECORAR LA BASE DE LA TARTA ES MUY IMPORTANTE, BÁSICO, ES EL MARCO DE LA TARTA.

Les pongo otra fotito de Chase para que se hagan una idea del tamaño que tenía

Y cómo no, me despido con un plano medio de estos dos campeones que llegaron con sus simpáticas caritas a endulzar, aún más si cabe, el cuarto cumpleaños de unas mellizas preciosas! Felicidades Berta y Andrea!

¡Hasta pronto, bizcochines!